Saltar al contenido
debonsais.com

Bonsai cuidados

Cultivar bonsáis requiere paciencia, sentido artístico y gran cuidado.

Las técnicas para crear un bonsay son en general bastante sencillas. Lo esencial es tener árboles jóvenes y sanos, creciendo en tiestos, para empezar a pensar en desarrollar el futuro bonsai. Pero hay que tener percepción y sentido artístico, porque el bonsai, para ser realmente bueno, debe ser armonioso y mantener la proporción.

Su lento cultivo, y la paciencia necesaria para hacerlos crecer, ha envuelto al bonsay de una mística que se asocia a lo oriental, aunque también admite árboles occidentales e incluso tropicales.

Pero tan importante como conseguir un buen árbol es aprender a exponerlo. Es una regla, fundamental para los japoneses: el “tokonoma”, que es el arte de exponer un bonsay.

En Japón, cuando se diseña una vivienda, se reserva un lugar para colocar el bonsái. En cualquier caso debe estar en un sitio visible para que siempre puedas darte cuenta cuando le falta algo.

Colocación del bonsai

Un Bonsai es un árbol en miniatura y como todo árbol, necesita vivir al aire libre la mayor parte del tiempo para mantenerse sano. Por lo tanto lo ideal es situarlo en una terraza, balcón, jardín o cerca de una ventana por donde penetre el sol. Esto no quita colocar el Bonsai en el lugar deseado por pequeños espacios de tiempo que no deben durar mas de dos días.

Si tiene su bonsai en el interior de su casa, deberá situarlo en alguna ventana donde reciba luz solar al menos durante dos o tres horas al día.

Riego del bonsai

La superficie del Bonsai debe estar siempre húmeda pero no encharcada. Al regar procure que el agua se distribuya uniformemente por toda la tierra y no se quede sólo en la superficie, para esto debe de observar que el agua sale por los orificios de drenaje del pote. La frecuencia de riego varía con relación a la especie y la cantidad de sol que el Bonsai recibe, se debe regar cuando comencemos a ver que la tierra en la superficie se comienza a secar. El sol y las brisas aceleran la deshidratación del árbol.

Un método recomendado para regar nuestro bonsai es sumergir la maceta en un recipiente con agua hasta que la tierra vaya absorbiéndola poco a poco. Cuando veamos que la tierra está húmeda la retiraremos.

Hay que tener especial cuidado con el agua del grifo en aquellos lugares donde se añade demasiado cloro para su tratamiento.

Abonado del bonsai

Es preferible usar abonos orgánicos (humus de lombriz, compost, etc.) antes que abonos químicos. Estos últimos si no son aplicados con prudencia pueden llegar a “quemar” la planta. Para evitarlo, disuelva los abonos químicos a la mitad de lo que recomienda la etiqueta. Entre los abonos químicos, es preferible usar abonos foliares similares a los que se usan para las orquídeas.

Plagas y enfermedades

El bonsai también es una planta, por lo que puede ser susceptible a enfermedades y plagas. Es especialmente vulnerable a los daños causados ​​por el pulgón en mayo y agosto, así que elimínelo tan pronto como lo encuentre.

Si su bonsái comienza a mostrar signos de debilidad o marchitez, es probable que sea por una de estas causas:

  • Falta o exceso de riego
  • Falta o exceso de sol
  • Falta o exceso de abono
  • Plagas, hongos o virus.

Si sospecha que su planta ha sido atacada por una plaga (pequeños insectos) rocíela con un insecticida para plantas. Si no conoce la causa que pueda motivar la debilidad de su Bonsai, consulte a la persona que se la vendió o a un experto en plantas.

Poda del bonsai

La poda se realiza cuando las ramas comienzan a crecer de manera descontrolada, perdiendo el Bonsai su silueta original. Debe realizarse cada uno o dos meses, dependiendo de la velocidad de crecimiento de la planta.

Si usamos alambre para dar forma a nuestro bonsai, es recomendable retirarlo antes de que se dañen las ramas jóvenes. En invierno las ramas son fáciles de romper por lo que nos abstendremos hasta la primavera.

Transplante del bonsai

Consiste en podar las raíces y colocarle tierra nueva al Bonsai. Se recomienda realizar el transplante por lo menos una vez al año.

Si no vuelve a plantar, las raíces se obstruirán, el drenaje será peor y los nutrientes del suelo serán insuficientes. Al replantar, debe cortar las raíces gruesas y dejar raíces pequeñas.

El período es de alrededor del 10 a noviembre a alrededor del 3 a abril.

Diseño

Con el tiempo los Bonsai tienden a perder la forma que tenían en un principio por lo cual es necesario volverlos a diseñar mediante la poda, alambrado, etc. Para ello lleve su planta con un experto o tome un curso de bonsái y…¡disfrute la experiencia!

Bonsai cuidados
5 (100%) 2 vote[s]